Dulce despertar



Hay personas a las que no les cuesta levantarse temprano, se levantan ya despabiladas, pueden ponerse a conversar enseguida, a hacer cosas... son madrugadoras por naturaleza. Qué bien... pero este no es mi caso! Ojalá fuera yo así. A mí me cuesta muchísimo salir de la cama temprano, abrir los ojos!, despertarme, empezar a hacer cosas.... ufff, dormilona por naturaleza? Ni decir si a esto le agregamos no haber podido dormir bien en toda la noche...
El caso es que Antonio, que está por cumplir 5 meses, tiene reflujo esofagástrico, y yo sé muy bien de qué se trata... demasiado bien, si Teresa, José y Berni también tuvieron! Sin entrar en detalles médicos, el resultado lo sufrimos los padres junto con los hijos, porque se trata de no poder dormir a causa de la leche que sube, que se quiere escapar por la boca todo el tiempo, y del ardor, la acidez que se siente en el estómago. Pobre Toni, él lo sufre toda la noche, de día parece no molestarle mucho. Hay noches q se despierta a los gritos cada 2 horas, a veces cada 1, o menos. Se retuerce, empuja con la cebecita para atrás, se le escuchan los ruiditos de su panza...
Sin embargo, y a pesar de haber pasado esas noches tan malas, a la mañana se despierta con una sonrisa increíble y empieza a patalear, a mover los bracitos como demostrando toda la alegría que tiene adentro. Y yo, que sé que él (pobrecito!) no tiene la culpa de dormir mal, todo lo contrario más vale, casi no puedo con mi mal humor, pero lo veo y no puedo dejar, gracias a Dios!! de sonreir y sumarme a su fiesta...
Hoy me pasó esto que cuento y me quedé pensando todo lo que este chiquitito precioso me está enseñando, con ese acto tan simple como es una sonrisa, pero que a algunos nos cuesta tanto como si tuviéramos derecho a estar de mal humor...

Me acuerdo de una frase que siempre le decía a alguien que acostumbraba a estar con la cara larga: "Siempre hay una razón para estar de buen humor"  

Ustedes qué piensan?


7 comentarios:

Emi dijo...

Hola Flia! Qué cosa extraña ese sentimiento ambivalente para con nuestros hijos!! Al menos en lo personal puedo decir que me ha pasado más de una vez de estar de muuuuy mal humor a la noche, cuando se despiertan "porque sí", porque aparentemente no les pasa nada a nuestro entender, aunq seguro algo les pasa pobres!!...(siempre les pasa algo según su edad...cólicos,dientes, pesadillas, agua para tomar, se hicieron pis, tienen fiebre, vómitos...etc etc!! con los que ya saben hablar se facilita un poco la situación!) En fin...es parte de la función/vocación de ser padres...o madres! Hay cosas que lamentablemente aunq los esposos quieran ayudar no es posible! Ahí nos requieren a nosotras las madres! Buaaa!!
Bueno, me emocioné con el comentario!! En resumen, yo tb me pongo de mal humor (y no solo a la noche...mmmm!) pero desp los veo y me arrepiento!! jaja! Es el ciclo sin fin!
Besos para todos!!
Saludos desde la cuidad de la sal!

Milkus Maximus dijo...

Està bueno eso, y es cierto: sin preocuparse por hacerlo, los chicos nos enseñan un montòn, sobre ellos y sobre nosotros mismos.
Ademàs, basta mirar semejante sonrisa para cambiar de humor. No sè, a mì me bastaría ... me imagino entonces a los padres ...

Rosmary Harik dijo...

Hola Hermosa!! Qué lindo tu blog!
Y que hermosa tu Familia!!!!!

Y es verdad, que a pesar de pasar momentos difíciles, siempre hay algo que nos va a reconfortar.
Uno aprende a volver a sonreir, una y otra vez :)
Te mando un besote enorme
Ros

Florencia dijo...

Gracias Emi, Milko y Ros por pasar,leer y comentar!!
Pobre Tony con su reflujo que lo tiene mal (y yo que estoy al 50%, jeje) mañana veremos al médico a ver que dice...
Besos!

eligelavida dijo...

A veces, los bebés nos enseñan que se puede ser muy feliz dependiendo de los demás e incluso en medio de molestias y sufrimientos. Sólo piden el amor de sus padres y de aquellos que los rodean. Como dices, no tenemos derecho a estar de mal humor, y menos cuando nos rodea el cariño de los nuestros. Un abrazo.

juan dijo...

Muy buen tema, me toca en lo personal , siendo una persona con inclinación a la queja y al fastidio, y siento también que nunca hay razón para justificar el mal humor, que creo que es fruto del egoísmo , que asoma más facilmente en el cansancio, en las pruebas, cuando las cosas se ponen de revés. En mi caso, estas pruebas a la paciencia y a la reacción con mal o buen humor, son un claro termómetro de cómo vamos madurando el amar al prójimo como a nosotros mismos, cómo vamos logrando o no el darnos por entero a los demás, el amar de verdad, la entrega generosa y total.Mientras haya mal humor, hay trabajo por hacer.

Alejandra dijo...

Flor!...que padre quedó la nueva imágen de tu blog!...me gustó mucho el nuevo diseñó, felicidades!...y respecto al tema...que te puedo decir?...que aquí estoy aprendiendo mucho sobre tener una familia :) y que la sonrisa de tony está como para comérselo a besos...los bebés son lo máximo!...un beso, Ale