Educar a nuestros hijos

“Decálogo para formar un delincuente” (publicado en el libro “Reflexiones de un juez de menores”,del juez de menores de Granada, Emilio Calatayud, España)

1. Comience desde la infancia dando a su hijo todo lo que pida. Así crecerá convencido de que el mundo entero le pertenece.
2. No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.
3. Cuando diga palabrotas, festéjeselas. Esto lo animará a hacer cosas más graciosas.
4. No le regañe ni le diga que está mal algo de lo que hace. Podría crearle complejos de culpabilidad.
5. Recoja todo lo que él deja tirado: libros, zapatos, ropa, juguetes. Así se acostumbrará a cargar la responsabilidad sobre los demás.
6. Déjele leer todo lo que caiga en sus manos. Cuide de que sus platos, cubiertos y vasos estén esterilizados, pero no de que su mente se llene de basura.
7. Riña a menudo con su cónyuge en presencia del niño, así a él no le dolerá demasiado el día en que la familia, quizá por su propia conducta, quede destrozada para siempre.
8. Dele todo el dinero que quiera gastar. No vaya a sospechar que para disponer del mismo es necesario trabajar.
9. Satisfaga todos sus deseos, apetitos, comodidades y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle frustraciones.
10. Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga con sus profesores y vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hijo y que de verdad quieren fastidiarlo.

Hay cosas que son realmente graciosas o por lo menos logran provocar sonrisas. Pero la verdad que de sólo pensar que muchos padres las cumplen, ya da tristeza... Tanto miedo tenemos los padres a generar traumas en nuestros hijos por ponerles límites? o es comodidad ser premisivo? o tal vez signo de modernidad?
En todo caso prefiero que me digan que soy antigua o demasiado exigente con mis hijos (cosa que no creo) a que ellos se vayan "educando" según modas...
La educación es todo un proyecto para ir construyendo día a día y desde que nace cada hijo, como padres debemos ser conscientes de la responsabilidad que tenemos y no pensar que tal o cual permiso, capricho, o lo que fuera, no va a tener importancia. Yo creo que sí. Que de las cosas pequeñas de todos los días se aprende y se enseña. Y que el amor tiene que prevalecer en todas las cosas. También que cuando nosotros nos equivocamos o nos excedimos en un reto, sepamos pedir perdón a nuestros hijos. Seguro que ese acto de humildad les enseña más que muchos sermones.



Que los hijos no olviden el 4to. mandamiento: Honrar padre y madre
y que los padres no olvidemos que todo lo que hagamos sea retar, poner límites, en fin, educar, todo debemos hacerlo con amor y por amor.

1 comentario:

Silvina dijo...

que básico pero que cierto!!!!